Que es?

Tal vez hayas oído hablar de los números virtuales durante los últimos tiempos. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo puedo hacerme con uno? Es probable que esas preguntas hayan empezado a revolotear dentro de tu cabeza. En este artículo vamos a responderlas.

También vamos a contarte cómo pueden beneficiar a tu vida laboral en caso de que tengas un negocio internacional (o con posibilidad de traspasar fronteras empleando uno de estos números), a tu vida personal y un montón de cosas más.

Empecemos por el principio, ¿qué es un número virtual?

Un número virtual es un número de teléfono sin una línea directamente asociada. Y aunque suene a algo novedoso y vanguardista, lo cierto es que hace ya un montón de años que personas y empresas alrededor del mundo lo usan todo el rato.

En el pasado, sus principales usuarios eran grandes compañías con centros de llamadas y equipos de ventas itinerantes, gracias precisamente a que su desvinculación de una línea telefónica asociada permite desviar llamadas entrantes a varios teléfonos, ayudando a agilizar la comunicación con los clientes y permitiendo una mejor gestión del tiempo y los recursos.

En aquella época era requisito indispensable comprar un teléfono fijo de oficina y firmar un contrato con la empresa telefónica elegida para vincularla a ese terminal, pero eso quedó atrás. Hoy en día cualquiera puede conseguir un número virtual a partir de su smartphone personal y sin necesidad de hacer ningún cambio en la tarifa que tenga contratada esa línea.

Porque los números virtuales hoy están alojados en internet. En la nube. No conectados a ningún cable. Lo que significa que puedes emplearlos para comunicarte con gente que se encuentre en cualquier punto del planeta al precio de una llamada normal.

De negocio local a presencia mundial

Naturalmente, esto supone una ventaja estratégica fundamental para cualquiera que tenga un negocio pequeño (o no tan pequeño) y quiera expandirse a otros países. O para un freelance, que no necesita compartir espacio físico con su empleador y puede trabajar desde su casa o desde donde prefiera. Cadenas de correos electrónicos interminables y videollamadas que requieren cierta logística y preparación pueden evitarse con una breve llamada telefónica.

Es sencillo. Basta con elegir un número concreto, habilitar el prefijo de los lugares en los que quieras ofrecer tus productos y servicios y prepararte para recibir llamadas. A precio de llamada local para el que la hace, completamente gratis para ti al recibirlas. De esta manera, empresarios de todo el planeta pueden cerrar negocios, expandir su mercado o intercambiar información con sus socios en diferentes países sin necesidad de desplazar a un grupo de trabajo que se encargue de gestionar las llamadas en cada punto del mapa en que sea necesaria su labor.

No solo eso. Un número virtual permite también separar el número profesional del personal sin cambiar de terminal, desviando las llamadas del profesional al personal pero manteniendo dos números de teléfono independientes.

Acercando a los que están lejos

Todo lo anterior, claro, es igualmente aplicable a las llamadas de carácter personal. Cambiar de país o ver emigrar a una persona cercana puede ser muy duro en todos los sentidos. Mantener el contacto, aunque sea telefónico, a un precio razonable (pagando una tarifa local el que llama, recibiendo gratis la llamada la otra persona, igual que si las dos se encontraran en el mismo país), resulta indispensable en estos casos.

Las ventajas no acaban aquí

Los números virtuales también pueden ser una herramienta muy útil para medir el impacto de una campaña de marketing o del negocio en sí, distribuyendo ese o esos números en distintos medios y comprobando en cuál de ellos funciona mejor, a través de cuál se reciben más llamadas.

Ya hemos visto que un número virtual permite separar el teléfono profesional del personal, pero además de ayudarte a mantener tu vida mejor compartimentada, más productiva y, en fin, más feliz, es estupendo para proteger tu privacidad y asegurar tu anonimato en determinadas circunstancias.

Otra ventaja: no existe límite de llamadas ni de tiempo, igual que en muchas de las ofertas de cualquier compañía telefónica, mejorando incluso algunas de ellas. Y una más: la comunicación es de calidad, que estén alojados en internet no significa que los números virtuales tengan nada que envidiar a los números convencionales en ese sentido. Del mismo modo, cuentan con flexibilidad respecto al desvío de llamadas y hay posibilidad de guardar un registro de llamadas efectuadas sin problema.